El efecto “cápsula del tiempo” en los yacimientos sumergidos

El efecto “cápsula del tiempo” en los yacimientos sumergidos

Una de las razones por la que los sitios arqueológicos subacuáticos son importantes es porque, en general, en ellos los restos se conservan mucho mejor que en tierra.

Aunque los artefactos que permanecen expuestos al agua salada sufren con el tiempo un claro proceso natural de deterioro, los objetos que consiguen sobrevivir suelen estar en mejores condiciones que sus equivalentes en tierra, gracias a que el agua actúa como una “barrera protectora”.

Uno de los mejores ejemplos de preservación en sitios subacuáticos se conoce como “efecto de la cápsula del tiempo”. Pensemos que los objetos hallados en sitios terrestres han estado deshabitados durante mucho tiempo y no ofrecen una imagen muy precisa que lo que ocurría en un momento concreto del tiempo. Más bien reflejan el proceso de cambio con el paso del tiempo. En estas circunstancias, es complicado llegar a conocer cómo funcionaba un sitio en una etapa concreta.

El escenario ideal para los arqueólogos es que un sitio se “congele” en el tiempo, en el momento de su apogeo. De esta manera sería posible no sólo que los objetos se preservaran del deterioro o fueran reutilizados, sino que se podrían hallar en lugares que reflejarían la manera en que eran usados.

Sin embargo, la realidad no enseña que estas “cápsulas del tiempo” son muy raras de encontrar, más aún a la escala de sitios arqueológicos completos. Sólo en el caso de algunos enterramientos que sucedieron de manera rápida se suelen encontrar algunas características del efecto cápsula del tiempo.

¿Y en los sitios sumergidos? Las cápsulas del tiempo se suelen encontrar con más frecuencia. Por ejemplo, en sitios sumergidos resultado de naufragios de barcos.

Esto no quiere decir que cada sitio sumergido sea una cápsula del tiempo, pero sí que los materiales hallados pueden proporcionar más información que sus equivalentes en sitios terrestres.

En resumen, los sitios arqueológicos subacuáticos son importantes porque en ellos el agua oculta, preserva, protege y “atrapa” restos que a menudo no están disponibles en otros lugares.

Foto: uno de los cañones del pecio de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes. Texto: basado en Amanda Bowens, The Nautical Archaeology Society.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *